Maestro Mayor
Todos sabemos que cuando encaramos una obra, los obreros nos ven la cara de giles. Pero, ¿será realmente así?